ir al contenido principal
Buscar
URV

Código Ético

El nuevo código ético orienta la convivencia de la comunidad universitaria y las relaciones con la sociedad

El nuevo código ético, aprobado por el Claustro en julio de 2021, es un documento que orienta la convivencia de la comunidad universitaria y las relaciones con la sociedad y el territorio. Responde al compromiso social de la URV y actualiza los principios reconocidos en el Estatut; debe orientar la conducta y buenas prácticas de la comunidad universitaria, y definir la gestión de la calidad ética de la Universidad. Se basa en diez principios: buen gobierno, compromiso social, bienestar y salud, equidad en la diversidad, igualdad de género, integridad, libertad académica, respeto, solidaridad y sostenibilidad.

El código ético ha sido el resultado del trabajo de una comisión técnica y una comisión de miembros del Claustro y del proceso de participación de la comunidad universitaria, que ha realizado un total de 116 aportaciones. Se trata de un código general, que se concreta con la normativa que ya tiene la institución, como la normativa de plagio o el código ético de la investigación. No es sancionador, sino inspirador de la conducta, ha explicado la vicerrectora de Relaciones Institucionales, Cultura y Compromiso Social, Cori Camps; por tanto, no detalla conductas concretas, ni tampoco jerarquiza los valores o principios que lo rigen. Incorpora un canal ético, donde la comunidad universitaria puede enviar propuestas de mejora y sugerencias.

Compromiso social

La URV debe promover la transformación social de su entorno y a escala global mediante la generación y la transmisión de conocimiento, el desarrollo cultural y la formación de personas con espíritu crítico y reflexivo y comprometidas con los valores democráticos, humanos y solidarios.

Bienestar y salud

La URV se compromete a cuidar de las personas, fomentando las condiciones adecuadas para promover una calidad de vida saludable y digna para toda la comunidad universitaria. La Universidad debe procurar que las personas se cuiden, y también que se cuiden las unas de las otras, favoreciendo sentimientos socioemocionales de prosperidad, felicidad y satisfacción.

Igualdad en la diversidad

La URV debe reconocer la dignidad de todas las personas y velar por la atención a la diversidad y la igualdad de oportunidades, en un marco de convivencia democrática. Todos los miembros de la comunidad universitaria deben ser tratados sin discriminación por motivo de origen, género, orientación sexual, identidad y expresión de género, creencias, religión, condición socioeconómica, lengua, ideología o cualquier otra circunstancia personal o social. La Universidad debe garantizar el principio de inclusión, tanto en la accesibilidad como en las medidas de adaptación curricular o del lugar de trabajo.

Igualdad de género

La URV debe garantizar que mujeres y hombres tengan las mismas posibilidades de desarrollo personal y de participación en la vida de la comunidad universitaria. Por eso los comportamientos, aspiraciones y necesidades de cada persona deben ser considerados por igual, valorados y favorecidos.

Integridad

La URV debe velar por que todos los miembros de la comunidad universitaria actúen de manera íntegra, es decir, desarrollen su actividad con honestidad y veracidad y establezcan vínculos de seguridad basados en la confianza y la honorabilidad.

Libertad académica

La URV debe promover el pensamiento crítico y libre sobre la base de la libertad académica, entendida como el derecho del profesorado y el estudiantado a difundir libremente sus pensamientos, ideas y opiniones durante la actividad docente y de estudio, y la libertad de investigación, respetando el rigor científico y ético.

Respeto

La URV debe garantizar un trato correcto hacia todas las personas, respetando sus opiniones y posiciones, y debe usar el diálogo, el debate y la crítica constructiva para el mantenimiento de una convivencia cívica y pacífica. Este trato respetuoso también debe estar presente en todas las comunicaciones orales y escritas. El respeto implica el rechazo de cualquier manifestación de violencia contra las personas, la biodiversidad y el patrimonio material o inmaterial.

Solidaridad

La URV debe promover la acción social de toda la actividad universitaria, especialmente a través del voluntariado y la cooperación con las personas, comunidades e instituciones mediante el empoderamiento para alcanzar una vida plena, el desarrollo sostenible y la paz, especialmente en los sectores de población más vulnerables.

Sostenibilidad

La URV debe promover el equilibrio del desarrollo social, cultural, económico y ambiental para satisfacer las necesidades presentes de la comunidad universitaria y de la sociedad, sin comprometer las de las generaciones futuras, velando por la calidad de vida de las personas y su bienestar, así como de los otros seres vivos y los ecosistemas.

Buen gobierno

La URV debe promover la mejora del gobierno y de la gestión de la institución al servicio del interés general, la participación de la comunidad universitaria en la toma de decisiones y el desarrollo de iniciativas y cambios que mejoren su entorno en un futuro. También debe garantizar la transparencia de la institución, la rendición de cuentas, la imparcialidad, la efectividad y la coherencia en la toma de decisiones, y debe velar por la privacidad de los datos.