Ir al contenido principal
Buscar
URV

Presentación

Uno de los objetivos del año es hacer visible la aportación femenina en todas las ramas del conocimiento. Hoy en día es un hecho incuestionable la presencia de las mujeres en la historia de la producción del conocimiento. Se trata, sin embargo, de una historia inacabada. Faltan muchas vidas de científicas por explorar, mujeres esforzadas y valientes que han sido ocultadas en el proceso de reconocimiento de su trabajo. Hay que, pues, reconstruir cómo ha sido la participación de las mujeres en la ciencia y dejarlas hablar con sus propias palabras.

La Universidad Rovira i Virgili en dotarse de su Primer Plan de Igualdad (2007-10) hacía también suyos los dos grandes objetivos que han marcado y definido hasta ahora las políticas de igualdad: promover la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y garantizar a las mujeres la libertad de poder decidir sus proyectos personales y profesionales. Con este plan, la URV se sumaba a las iniciativas impulsadas desde las más importantes instituciones internacionales. La ONU, en septiembre del año 2000, con la aprobación de la Declaración del Milenio, proclamó el objetivo prioritario de la promoción de la igualdad entre los géneros y la autonomía de las mujeres. Un año antes, en 1999, el Consejo de Europa aprobaba la primera resolución sobre mujer y ciencia. Desde ese momento se han desarrollado diversas iniciativas europeas con el objetivo de hacer efectivo el principio de igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito del conocimiento y la investigación. Según los informes "She Figures" de 2003, 2006 y 2009, es aún de una importancia suprema para el éxito de la investigación que las mujeres continúen aumentando su participación en la ciencia europea. Al desarrollo efectivo de estas ideas queremos contribuir con la declaración institucional que hace la Universidad Rovira i Virgili de 2010 como Año de las Mujeres y las Ciencias.

El otro objetivo del año es contribuir a eliminar los estereotipos de género que aún hoy día contribuyen a que la participación de las mujeres en el ámbito científico, y otras de la sociedad, no sea lo suficientemente reconocida. Los estereotipos de género constituyen una percepción simplificada, pero a menudo muy arraigada, de las características masculinas y femeninas. La promoción de una investigación libre de los condicionamientos de género sería favorable para la ciencia porque mejorará la objetividad de la ciencia y del conocimiento en eliminar sesgos sexistas y parciales. Hombres y mujeres resultaremos beneficiados si hacemos posible una sociedad donde los méritos no estén condicionados por el sexo ni los prejuicios. En una sociedad donde la ciencia resulta central para el desarrollo social, político y económico y donde su neutralidad y objetividad legitima decisiones políticas que afectan a toda la ciudadanía, os invito a reflexionar y debatir sobre los efectos de la incorporación de la perspectiva de género en la producción de conocimiento y la generación de autoridad.

A través del Observatorio de la Igualdad de la Universidad Rovira i Virgili se han organizado una serie de actividades científicas, académicas y culturales, para la celebración del año 2010 como Año de las Mujeres y las Ciencias. Os animo a participar en ellas de forma activa y comprometida.

Cordialmente,

Francesc Xavier Grau Vidal
Rector
Tarragona, enero de 2010