Ir al contenido principal
Buscar
URV

Hildegard Von Bingen

Fecha de nacimiento y/o muerte:
1098 – 1179, Alemanya
Destacada por...
escribir obras de carácter teológico y de carácter científico, y crear Lingua ignota, primera lengua artificial de la historia.

Nació en Bermersheim (Alemania), en el valle del Rin, el año 1098, en una familia noble alemana. Fue la menor de los diez hijos de Hildebert de Bermersheim i Mechtild. Para ser la decena fue considerada como el diezmo para Dios, según la mentalidad medieval, siendo entregada a los catorce años en el monasterio de Disibodenberg. Este monasterio era masculino, pero acogió a un pequeño grupo de reclusas en una celda anexa bajo la dirección de Jutta de Sponheim. En 1115 la celda se transforma en un pequeño monasterio para poder albergar el creciente número de monjas. El mismo año, Hildegard, emitió la profesión religiosa al obispo Otto de Bamberg, y recibió, durante estos primeros años, una educación monástica dirigida por Jutta, basada en enseñanzas de lengua latina, lectura de la Sagrada Escritura y canto gregoriano.
Desde muy pequeña, Hildegard tuvo visiones, que más tarde la propia Iglesia confirmaría como inspiradas por Dios. Estos episodios los vivía conscientemente, es decir, sin perder el sentido ni sufrir éxtasis. Ella les describió como una gran luz en qué se presentaban imágenes, formas y colores y que iban acompañados de voz y música.
Jutta murió en 1136, y Hildegard fue escogida por las monjas como abadesa. En 1141, a la edad de cuarenta y dos años, le sobrevino un episodio de visiones más fuerte, durante el cual recibió la orden de escribir las visiones que desde ahora tuviera. A partir de entonces, Hildegard escribe sus experiencias, que darán como resultado el primer libro, nombrado Scivias. En 1148, un comité de teólogos, a petición del Papa Eugenio III, estudia y aprueba parte del Scivias. Después de la aprobación, envió una carta a Hildegard, pidiéndole que continuara escribiendo sus visiones. Con eso da comienzo no sólo la actividad literaria aprobada canónicamente, sino la relación epistolar con múltiples personalidades de la época.
De las obras religiosas que escribió Hildegard, destacan tres de carácter teológico: Scivias, sobre teología dogmática;, sobre teología moral; y Liber Divinorum Operum, sobre cosmología, antropología y teodicea. Además escribió obras de carácter científico: Liber Simplicis Medicinae o Physica, sobre las propiedades curativas de plantas y animales desde una perspectiva holística; y Liber Compositae Medicinae o Causae te curae, sobre el origen de las enfermedades y su tratamiento desde el punto de vista teórico. Otra de sus obras destacable es Lingua ignota, primera lengua artificial de la historia, por la cual fue nombrada patrona de los esperantistas.