Ir al contenido principal
Buscar
URV

Técnicas de Orientación Individual

a) Entrevista:

Con esta técnica se dirige la atención a indagar sobre un problema específico, para que posteriormente con los los datos obtenidos se pueda elaborar un programa de intervención educativa y conductual. Es la parte esencial del proceso de asesoramiento y se considera una herramienta adecuada para abordar situaciones desde otro punto de vista.

La entrevista es una situación de comunicación dinámica y estructurada entre dos personas, se  caracteriza por establecerse mediante el lenguaje hablado. Se utiliza para obtener y dar información, y ayudar a los estudiantes a desarrollar una actitud positiva frente a las situaciones de relación interpersonal.

b) Técnica del Cuestionario:

Consiste en obtener información a través de preguntas escritas, respecto a un tema de estudio, un individuo o un grupo de individuos. Son un conjunto de preguntas, previamente seleccionadas, con los que se persiguen obtener la descripción de algunos aspectos o rasgos de conducta.

c) Diarios:

Es un instrumento de sucesos cronológicos significativos en la vida de una persona. Pueden ser escritos espontáneamente o bien a solicitud del Orientador. Los diarios pueden revelar informaciones como: sentimientos, deseos, aspiraciones, ideas, hábitos, etc. también contienen observaciones, sensaciones, actitudes, reflexiones, análisis y comentarios. El uso del diario personal se puede utilizar para fomentar la descripción, la interpretación, la reflexión y la capacidad de evaluación de los estudiantes. 

d) Autobiografía:

Es una técnica destinada a conseguir un mejor conocimiento de los estudiantes a través del relato de su propia vida. Consiste en un relato sistemático escrito por el alumno que versa sobre su propia vida, es un medio valuoso para obtener información sobre las personas.

e) Tests Psicotécnicos y Pruebas estandarizadas:

Son instrumentos destinados a registrar datos sobre la realidad del estudiante y que permiten hacer diagnósticos y pronósticos para una auténtica intervención psicopedagógica. Los tests pueden ser de diversa índole: Inteligencia general, inventarios de intereses profesionales, de personalidad, de aptitud, etc. Mediante esta técnica se puede determinar objetivamente una conducta, o la carencia de algún componente esencial para conseguir un buen aprendizaje.