Ir al contenido principal
Buscar
URV

Cátedra DOW/URV de Desarrollo Sostenible - Notas de desarrollo sostenible


RESIDUOS MUNICIPALES Y DESARROLLO SOSTENIBLE

   REDUCIR LA GENERACIÓN Y AUMENTAR LA RECOGIDA SELECTIVA

   Articulo disponible en versión PDF.

Una de las principales características de las sociedades desarrolladas económicamente es la fabricación y el consumo de una gran cantidad de productos con el objetivo de que estos satisfagan sus necesidades, sean o no básicas. Productos que, en gran medida, se caracterizan por tener un ciclo de vida corto, es decir, cuando finaliza su vida útil se pueden convertir en un residuo. Todas las actividades humanas, incluso las puramente biológicas, generan subproductos que pueden no tener valor y que a la vez pueden ser nocivos tanto para la salud humana como para la vida animal y vegetal, y el medio ambiente en general. Si no se quiere arriesgar generando un grave problema ambiental, es necesario realizar una gestión adecuada de todas estas substancias que, en conjunto, denominamos residuos. Actualmente los residuos (o qué hacer con los residuos) constituyen uno de los problemas ambientales más graves, un problema que se está agravando y al cual se quiere dar solución desde las diferentes administraciones.

Una tipología de residuos son los municipales, es decir, aquellos que todo el mundo, independientemente del lugar donde habite y el grado de desarrollo económico del territorio, genera en mayor o menor medida. Los residuos municipales son el grupo número 20 del Catálogo Europeo de Residuos (CER) y están formatos por los residuos domésticos así como también por aquellos residuos asimilables procedentes de comercios, industrias e instituciones, incluyendo las fracciones recogidas de manera selectiva.

En las últimas décadas se ha producido un aumento espectacular en su cantidad total. Está claro que esto es en parte debido a que cada vez somos más gente, pero el hecho preocupante es el aumento en la cantidad generada por persona. Por esta razón, el objetivo del Programa de Gestión de Residuos Municipales de Cataluña (PROGREMIC) en el horizonte de 2012 y que entró en vigor en 2007 es reducir la cantidad generada hasta 1,48 kg/hab/día, a la vez que una parte significativa se pueda reciclar y no vaya a disposición final (básicamente a un depósito controlado o a incineración). El pasado mes de febrero tuvo lugar en Barcelona la presentación de la Propuesta de Estrategia para el Desarrollo Sostenible de Cataluña - 2026.Cat de la Generalidad de Cataluña. Con respecto a los residuos municipales, el objetivo para 2026 es que la generación de residuos municipales por cápita y día en Cataluña no supere los 1,23 kg (0,97 kg domésticos y 0,26 comerciales).

REDUCIR, RECICLAR y REUTILIZAR, la triple R a las que desde el Programa de las Naciones Unidas para el Medio ambiente (PNUMA) se añaden 3 más: REPENSAR los productos y las funciones que tienen, REEMPLAZAR las substancias peligrosas y REPARAR, diseñando cómo facilitar esta reparación y alargar la vida de un producto.

                                                                                                         

CONTENEDORES SUBTERRÁNEOS DE LA RECOGIDA SELECTIVA DE RESIDUOS

Fotografía: Òscar Saladié

                                                                                                                         

¿Cuáles son los valores de generación de residuos municipales y de recogida selectiva de los mismos en Cataluña?

En 2008 la media de Cataluña fue 1,58 kg/hab/día, mientras que la recogida selectiva llegó al 34,4%. Con respecto a la primera variable, es una cifra que todavía se encuentra bastante por encima del objetivo del PROGREMIC, más aún cuando en 2000 esta cifra era 1,51 kg/habitante/día. No obstante, debe mencionarse que por primera vez en los últimos años la variación interanual ha sido negativa, es decir, el valor de 2008 es inferior al de 2007 (1,64 kg/hab/día). Con respecto a la recogida selectiva, la mejora que se ha producido es muy significativa, ya que en 2000 tan solo equivalía a un 17,7%. Prácticamente el valor se ha doblado en los últimos 8 años. Estamos seguros de que en este hecho ha tenido mucho que ver tanto la implicación por parte de las diferentes administraciones, como también la cada vez mayor concienciación por parte de la población de la necesidad de hacer la recogida selectiva de los residuos municipales en origen.

Existen importantes diferencias a nivel territorial en Cataluña tanto con respecto a generación de residuos como su recogida selectiva. Así, en el primer caso tenemos comarcas como Terra Alta dónde sólo generan 1,10 kg/hab/día, mientras que al otro extremo hay comarcas, como por ejemplo Baix Penedès, con más de 2 kg/hab/día. Resumiendo - ¿es posible que los habitantes de Baix Penedès generen más residuos que los de Terra Alta? Posiblemente SÍ. Pero, ¿tanta diferencia? Absolutamente NO. Las toneladas y toneladas de residuos municipales que anualmente son recogidos en Baix Penedès son imputados a los poco más de 100 mil habitantes que están empadronados en los diferentes municipios de esta comarca, mientras que la basura, en realidad, ha sido generada por una población mucho más numerosa, dónde aparte de los empadronados, también están los visitantes, excursionistas y, sobre todo, turistas que de manera temporal residen en esta comarca y generan riqueza, pero también residuos que no los son imputados.

                                                                                                                                  

GENERACIÓN DE RESIDUOS MUNICIPALES EN CATALUÑA (2008)

Fuente: Elaboración propia

                                                                                                                                    

También son importantes las diferencias comarcales con respecto a la recogida selectiva de los residuos. La comarca con un valor más elevado es Ribera d’Ebre con un 53,2%. Por el contrario, en 11 comarcas la cifra era inferior al 25%. En este hecho, además de la implicación de los ciudadanos, tiene un papel muy importante la implantación o no de la recogida de la fracción orgánica de los residuos (»30% del peso total de los residuos). Y no es hasta este año 2010 que las poblaciones con menos de 5000 habitantes están obligadas a disponer de este servicio. Por ejemplo, en Baix Penedès la recogida selectiva en 2008 no llegaba al 20% del total recogido, pero únicamente en 4 municipios de esta comarca era posible la recogida selectiva de la fracción orgánica, aun cuando representaban más de 2/3 de la población comarcal.

                                                                                                                                  

RECOGIDA SELECTIVA DE LOS RESIDUOS MUNICIPALES EN CATALUÑA (2008)

Fuente: Elaboración propia

                                                                                                                                    

Queda mucho trabajo por hacer, pero estamos seguros de que el porcentaje del total de residuos recogidos selectivamente aumentará de manera progresiva durante los próximos años. Esta mejora puede tener mucho que ver con el sistema de recogida utilizado. Una opción es la llamada recogida puerta a puerta (PAP), sistema que, entre otros lugares, está implementado en el municipio Arboç (Baix Penedès) desde el mes de abril de 2009. Y los resultados obtenidos han sido espectaculares. En 2008 la recogida selectiva en este municipio representó poco más de 22% del total de residuos recogidos mientras que actualmente ya se supera el 66%, razón por la cual se debe felicitar al Ayuntamiento de Arboç, concretamente a los Servicios Técnicos del Departamento de Medio Ambiente de este consistorio y muy especialmente a los habitantes de este municipio de Baix Penedès.

No en cualquier lugar es posible implementar la recogida puerta a puerta, pero seguro que se puede hacer en muchos más pueblos de los que actualmente lo hacen. El ejemplo de Arboç puede ser exportado a otros lugares, y así nos consta que se hará muy pronto en otros municipios del Baix Penedès como por ejemplo Bisbal del Penedès y Sant Jaume dels Domenys.

Otra historia son los costes reales de la gestión de los residuos municipales por parte de los ayuntamientos, que seguro que cambian según el sistema utilizado. Todo el mundo debe saber que por cada kg de residuos dirigido a disposición final (depósito controlado o incinerador) los ayuntamientos pagan. En cambio, por cada kg que es recogido selectivamente (vidrio, papel, cartón, etc.) y no va a esta disposición final, los ayuntamientos reciben unas devoluciones de dinero. Está claro que se debe reducir la cantidad generada, pero también debe quedar claro que de esta cantidad generada la mayoría debe ser recogida selectivamente. Pero bien, dejamos este tema para otro artículo.

Conseguir la necesaria reducción de la generación por cápita será más difícil que aumentar el porcentaje de la recogida selectiva, aunque puede llegar de la mano de la actual crisis económica. Cuando se disponga de los datos de 2009 por el conjunto de Cataluña, podremos volver a hablar del tema.

Junto con el consumo de recursos y la ocupación del territorio, la generación y la gestión de los residuos es una de las cuestiones claves para lograr la integración ambiental de nuestras actividades y en definitiva llegar, o como mínimo acercarnos, a un a desarrollo sostenible.

                                                                                                              

Dr. Òscar Saladié

Profesor del Departamento de Geografía - Universidad Rovira i Virgili

Cátedra DOW/URV de Desarrollo Sostenible

                                                                                                                             

                                                                                                                                 

Traducido por Ecaterina Untura,

Becaria de la Cátedra DOW/URV de Desarrollo Sostenible